facebook twitter

El blog de esta por mamá

3 recomendaciones: embarazo en verano

Sep 1, 2017 · No hay comentarios Esta por mamá

Cuando supe que pasaría parte de mi embarazo en verano, concretamente el tercer trimestre, no le di mayor importancia. Me encanta el agua y suponía que entre piscina y playa lo llevaría genial.

Ja.

Durete esto ¿eh?

playa-embarazo

embarazo-playa

No contaba con el considerable aumento de volumen que iba a experimentar mi barriga y que no dejaría que me volteara con facilidad en la cama por las noches.

Ni tampoco contaba con mi estupenda diástasis púbica que me dificultaría sentarme, levantarme, entrar en un coche, caminar más de cien metros…

Y por supuesto tampoco contaba con que este verano sería el verano más caluroso de la historia con sus continuas olas de calor.

 

embarazo-verano-granada

Foto real tomada en junio de 2017. A pleno sol, sí, pero 50 gradazos que marca el termómetro de Neptuno.

 

Futuras mamás que estáis pasando por el embarazo en verano, en ESTE verano, me comprendéis ¿verdad?

Bueno, y las que habéis pasado embarazos en otros veranos también. Porque el hecho de que este esté siendo potente no quiere decir que los anteriores hayan sido light, que Granada se las trae…

Aunque también pienso en los pobres bebés que han nacido a principios de verano y casi mejor que nos toque a nosotras pasar por estos calores. ¡Ay! ¡amor de madre!

Pero bueno, ya está bien de quejarse, ¡que siempre hay soluciones para todo! o por lo menos algún truquillo que nos ayude a sobrellevar el calorcete de la mejor manera posible.

Y siguiendo la línea del post 3 recomendaciones (el anterior era sobre lectura en el embarazo), repito con unos consejillos, pero esta vez van sobre cosas que podemos hacer si nos pilla el embarazo en verano.

A mí me funcionan, así que espero que también a vosotras.

1. Comer fruta, muuuuuuuucha fruta. Calculo que al día me puedo comer un par de kilos de fruta. Además hay tanta en esta época del año, tan variada y tan buena…

alimentación-embarazoEsas sandías, esos melones, esos paraguayos, esas nectarinas, esos melocotones, esos higos…

Me preparo unos bols de fruta a media mañana o para merendar o incluso para cenar…mmmmm

También en zumos y batidos. E incluso en helados.

¿Habéis probado los helados caseros de plátano?

Bien fácil: congelamos 2 plátanos troceados. Los sacamos del congelador y batimos con un pequeño chorreón de leche ¡y listo! Se le puede añadir alguna fruta más como frambuesas, arándanos, moras… O trocitos de chocolate negro por encima…una delicia.

fruta en el embarazo

 

2. Darse un buen chapuzón, pero sobre todo flotar.

Es una de las sensaciones más agradables que he experimentado durante el embarazo. Meterme en el agua y dejar de notar el peso, flotar con la barriga, flotar con el bebé…increíble.

¿Cómo una cosa tan sencilla puede ser tan gustosa?

Pues esta es otra de mis recomendaciones para un embarazo en verano, estar en remojo y disfrutar de esa sensación tan buena que una experimenta dentro del agua.

 

El pequeño becario disfruta flotando

El pequeño becario disfruta flotando

el-libro-de-la-selva-baloo

Parecidos razonables 😉

 

3. Hacerse la pedicura.

Sí, sí. Esta recomendación es totalmente necesaria, y más en verano.

En esta época del año nos gusta lucir pies bonitos con las sandalias. Y a las embarazadas también ¡por supuesto!

Pero claro, las leyes de la física existen, y cuando hay una barrigota entre tus manos y tus pies, pues se hace muuuuuy difícil tener las uñas perfectamente cortadas, los talones perfectamente lisos y la piel perfectamente hidratada.

O formas parte de la plantilla del Circo del Sol o las maniobras de contorsionismo para llegar a los pies se hacen verdaderamente complicadas.

Así que cuando ya había agotado todas mis posturas inventadas para acceder a mis pies, me decidí a pedir cita en un centro de estética y que me hicieran la pedicura.

Pies felices

Pies felices

 

Hay mucha gente a la que le encanta que les masajeen y toquen los pies, pues yo no soy de esas, me da repelús, no lo puedo evitar. Así que no me animé a ir hasta la semana 38 del embarazo…si lo llego a saber antes…

¡Bendita la hora! Experiencia totalmente recomendable.

Una hora de spa para los pies, masaje manual hasta las rodillas, uñas perfectas, talones suaves, música relajante, velas, olorcito en el ambiente a aceites esenciales… Vamos, que cuando el becario nazca, repetiré (o eso espero), porque esto de la pedicura es un placer para los sentidos.

¡Y a lucir pies bonitos y sandalias, que para eso nos ha tocado vivir el embarazo en verano!

Espero que estas recomendaciones os sean útiles y podáis, al menos, sobrellevar mejor la barriguita veraniega.

😉

.

.

María

 

¿Nos dejas un comentario?

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube