facebook twitter

El blog de esta por mamá

Cómo (no) equivocarse al elegir el carro para bebé

Nov 10, 2014 · 12 Commentarios Esta por mamá

Elegir el carro para bebé no es fácil. Es más, a no ser que esté una/o abducida por la marca xxcarro que mola mazo, o xxxestelollevalagentechachi, resulta verdaderamente complicado seleccionar entre toda la ingente oferta del mercado actual, el chacharrito en el que vamos a pasear a nuestro retoño durante los dos o 3 primeros años de vida. Además, comprarlo puede ser todo un periplo.

Reconozco que en las tiendas a veces no lo ponemos fácil. Si nos preguntáis por un modelo u otro, solemos cantar tantas alabanzas de todos que al final no sabes a qué carta quedarte: «entonces, si todos son igual de buenos, bonitos…, cuál me compro yo??».

Recuerdo que yo me equivoqué de medio a medio cuando compré mi carro. Un gemelar que resultó una opción desastrosa (no hay más que venir a la tienda y charlar conmigo de carros gemelares para que cuente mi «testimonio»; eso si, nunca digo la marca, que no queda elegante), a cuyo precio (elevado) tuve que sumar el del fisioterapeuta (aún más elevado) que me trató la espalda perjudicada por su uso.

Sip. Yo confieso. Y por cierto que nadie confiesa. Parece que no puede una reconocer que se ha equivocado con la elección del carro y casi todo el mundo va por ahí diciendo que el suyo es el mejor del mundo mundial, aunque por dentro relate las catilinarias en el más puro latín.

Yo confieso (si el confesor es Montgomery Cliff, confieso lo que haga falta): me equivoqué al elegir el carro del bebé.

Yo confieso 8si el confesor es Montgomery Cliff, confieso lo que haga falta): me equivoqué al elegir el carro del bebé.

Equivocarse en la elección del carro, y en cualquier cosa que tiene que ver con los cacharritos que te hacen falta cuando tienes un bebé es completamente normal.

Caramba, nunca has tenido un bebé. Vale si, los has visto, algunos de tus amigos y amigas ya tienen, y tu prima, que tiene un bebé perfecto, un marido perfecto y una colección de cosas perfectas para el bebé, te ha dicho exactamente lo que necesitas…. Pero no. Y es que tú eres tú, y tu bebé es tú bebé. Y por mucho que tu prima o tu amiga o la tendera de turno se empeñen, no tenéis los mismos gustos, estilo de vida, opción de crianza y necesidades que el resto del mundo mundial.

Total, que se me ha ocurrido hacer una pequeña lista de cosas a tener en cuanta a la hora de comprar un carro para bebé. Algunas (muchas) os parecerán obvias, otras quizás os ayuden (espero).

En cualquier caso, me encantaría que me contáseis vuestra experiencia y me diéseis vuestra opinión. Eso sí, sin nombrar marcas. Y es que aunque este sea el blog de una tienda,la tendera que lo escribe es una madre que ahora, no trata de vender, sólo de ayudar.

Ahí van:

1. Mide

Mide tu puerta, tu ascensor, tu maletero, la puerta de tu portal, la del portal de tus padres si vas mucho…Si lo que vas a comprar es un gemelar, ya ni te cuento: prohibido salir  a comprar carro sin metro. (Prometo un post específico de carros gemelares).

Si no cabe no sirve. Punto. «Pero es que me gusta mucho». Da igual, si no cabe o es un latazo meterlo en, pasarlo por, te amargará la existencia. Y creéme, cuando tienes tu primer bebé la cosa no está para andar complicándose la vida.

Mide cuidadosamente

Mide cuidadosamente

2. Mide (bis)

Mídete tú, mide a tu marido, pareja o persona que vaya a utilizar el carrito a diario. Me explico: en función de vuestra estataura unos carros resultarán más ergonómicos que otros para vosotros. Algunos carros tienen capazos muy bajos que resultan un auténtico engorro para las pesonas altas (esto lo dice una cuyo marido mide casi dos metros…) y otros resultan gigantescos o muy aparatosos para las personas pequeñitas. Racionalidad, que no tiene que ser cómodo sólo para el bebé.

no salgas de compras sin la cinta métrica

no salgas de compras sin la cinta métrica

3. Pesa

Pero pesa bien. Me explico: mucha gente me pregunta en la tienda cuánto pesa cada carro. Mi respuesta es siempre la misma: hay que tener en cuenta dos «tipos de peso»: el peso del carro al levantarlo y el peso del carro al maniobrarlo.

¿Vas a llevar el carro a cuestas?. Hay casos en que si: vives en una casa en sitio poco accesible, tienes que cargarlo escaleras arriba…Vale, ahí vas a llevar el carro a cuestas más del minuto que lo carga para meterlo en el maletero; ahí si es clave el peso. Busca uno que no sea demasiado pesado. Y para el tema de las escaleras: mejor busca uno con el que puedas subir escaleras con facilidad, siempre será mejor que cargar el más ligero de los carros.

Pesa. Con lógica

Pesa. Con lógica

Un carro tiene que ser ligero al maniobrar, y eso no lo da el peso del chasis, eso lo da la calidad del diseño: tiene que ver con la estructura del chasis, con el tipo y altura del manillar  y sobre todo con el tamaño y tipo de ruedas que tenga. Pruébalo. Date un paseo con él por la tienda. No lo veas encima de una peana de exposición donde parece el discóbolo de Mirón. Trajínalo.

El momento en que lo coges a pulso es cuando lo vas a meter en el maletero. Un minuto. Así que medio kilo entre uno y otro no es un criterio fundamental a la hora de elegir. Que lo puedas girar, dar la vuelta y empujar con suavidad con una mano si, eso tendrás que hacerlo muchas veces.

4. Pliega

Directamente relacionado con los puntos 1 y 2. Si tu maletero es minúsculo y no tienes pensado cambiar de coche, busca un carrito que entre.

Si no tienes problemas de maletero: no te obsesiones con el plegado. Que en las tiendas damos mucho la lata con eso, «mira, mira cómo pliega, se queda en nada». A veces los carritos parecen auténticos transformers.

Sólo piensa qué es más cómodo para tí y para tu día a día, que pliegue con silla, que tenga que quitar la silla para plegarlo y cosas así.

«Pero es que el carro y el capazo me ocupan todo el maletero». Sip. En el 90% de los casos. «¿Y cómo llevo las  maletas cuando vayamos de viaje?». Respuesta: tetris. Quién no ha jugado al tetris en algún momento de su vida, o al candy crush. Pues eso. Visión espacial y se acabó meter todo el armario para un fin de semana.

¿Te acuerdas del tetris?, vas a practicar...

¿Te acuerdas del tetris?, vas a practicar…

Existen otras opciones (capazos plegables, capazos blandos), pero he llegado a la conclusión de que por motivos culturales y de estética no suelen gustar mucho por aquí (todavía)

Son lo que yo llamo carros «de guiri». Ojo, a mi (ahora) me  parecen opciones estupendas, pero la realidad es que nos cuesta comprar ese tipo de carro porque suelen tener una estética para nosotros más «fea»: funcional, práctica, sin bonitos colores y diseños a la moda.

Si tus necesidades son muy concretas, no descartes esa opción. No se trata de ir por una pasarela, sino de comprar un artilugio útil que te facilite la vida. Eso si, a tu madre y a tu suegra les va a parecer horroroso. Y a tu prima la perfecta también.

5. Piensa.

Creo que debería ser  el punto número uno. En las tiendas no suelen preguntar qué estilo de vida llevas, dónde vives…Para mi es fundamental. Los carros para bebé no son buenos «per se» o por ser de la marca xx, son buenos para tí en la medida en la que dan una respuesta adecuada a tus necesidades.

No es igual vivir en un barrio con empedrado granadino que en el campo o en el centro de la ciudad. No es igual tener por costumbre pasear dos o tres horas al día que salir esporádicamente. No es igual tener un piso pequeñito que una casa con varias plantas. No es igual coger un ascensor que mide xx, que tener que bajar o subir xx escaleras, no es igual utilizar coche que utilizar transporte público, no es igual un autobús que el metro…, y así hasta el infinito.

Piensa, reflexiona, medita...

Piensa, reflexiona, medita…

6. Piensa (bis)

Y piensa críticamente. Hoy en día todos/as buscamos información a través de internet, normal, es una potentísima herramienta. Las marcas también nos buscan a nosotros/as, por distintos medios: no sólo mediante anuncios fácilmente detectables. Cada vez más los anuncios y la promoción de una marca en general se hacen a través de blogs especializados de la cosa maternal-infantil (no es una crítica, ojo, respeto enormemente el trabajo de los y las bloggers), foros etc.

Sólo digo que no todo lo que se lee por ahí es «natural». Así que busca, lee y aplica nuevamente los puntos anteriores.

7. Complementa (racionalmente)

¿Qué está incluido y qué no en el precio?. Hay marcas que lo llevan todo en el mismo pack. En otras tienes que comprar las cosas por separado. Ojo con los «todo incluido», en ocasiones (no siempre) un precio menor va unido a una menor calidad.

No te vuelvas loco/a con los complementos: unos son imprescindibles (protector de lluvia y solar), y otros puro capricho (pero si te apetece, adelante).

Los básicos: bolso y saco. Los de la marca siempre quedan bien porque son del mismo color etc., pero puede que no te guste. Pues no lo compres, que hay un millón de opciones interesantes de bolsos y sacos universales.

8. Ignora

A tu madre, a tu vecina, a tu amiga, a tu prima…Escucha sus consejos con atención y quédate con lo que te sirva, en lo referente al carro y a todo lo demás (mucho más importante el «todo lo demás» que tiene que ver con la forma en que vas a criar a tu bebé). No somos más elegantes, modernos/as, cuquis, hipsters o lo que sea por empujar un cacharrito u otro.

puede que a tu madre y a tu suegra no les guste...¿Y?

puede que a tu madre y a tu suegra no les guste…¿Y?

9. Escoge

Pues si, hay un criterio estético. Está claro. Y no es nada malo. Sólo digo que no es el principal.

Una vez que te asegures de que todo lo demás está ok, ahora, elige el que te parezca más bonito, claro que sí. Y es que hay cosas preciosas, maravillas del diseño.

10. No mientas…

Y si, como yo, la «xcxzczx….» al elegir tu carro, no pretendas «sostenella y no enmendalla». Confiesa. Que no pasa nada, e igual ayudas a otra criaturita como tú a que elija mejor su carro de bebé.

Bueno, podría haberlo resumido en menos punto, pero he de reconcer que llegados al 8 me he dejado llevar por la locura de los decálogos. Total, espero que os ayuden estas reflexiones de una que no acertó y que se dedica a vender (con la mayor honestidad) los dichosos cacharritos.

¿Y a vosotros?, ¿os cuesta elegir carrito?, alguien más por ahí que se haya equivocado?….

 

12 Comentarios

  1. Cristina dice:

    Confieso que casi me tuve que comer el carrito. Se me pasó el pequeño detalle de medir el ascensor, ¡socorrro! Menos mal que cabía, justito, pero cabía. Me quedé petrificada hasta que lo comprobamos por segunda vez y, con más cuidado, entraba. Y ahí va, por su segundo niño y comenzando su quinto año de existencia 🙂

  2. María Jesús dice:

    El top ten de los consejos está genial, y algunos si los tuve en cuenta y otros se me pasaron por alto con tanta suerte de que mi carrito cumplió todas las expectativas, excepto una; era bueno, era bonito, pero no barato. Si tuviera que añadir algún item, por mi experiencia, es que a medida que el niño crece hay que sumar kilos al carrito y si tu musculatura y fuerza no se va incrementando proporcionalmente, una leve cuesta al final puede ser una pesadilla. Mis maravillosos amigos nos regalaron una silla ligera para nuestra Peque, que la empezamos a utilizar cuando mi hija tuvo 8 meses, y ahora que tiene dos años valoramos muy positivamente estas sillas, fáciles de plegar, que ocupan poco espacio,muy resistentes y hacen un gran honor a su nombre: LIGERAS. Por lo que yo optaría por gastar poco en el carro convencional puesto que el capazo solo se suele usar durante cuatro o cinco meses, e invertir en una buena silla ligera.

    • Muchas gracias por tu aportación, nos encanta!. Efectivamente es algo a tener muy en cuenta. Además de contemplar la posibilidad de una silla ligera para una segunda etapa en el paseo del bebé, también se puede plantear desde el principio: es decir. un carro que convertido en silla de paseo sea lo bastante ligero como para no necesitar de silla de «segunda etapa». Eso si, reconozco que no es nada fácil dar con uno…

  3. Montse dice:

    Ohhhhh…. Me ha encantado el post!!! Reconozco que cuando tuve que elegir carrito me guié por lo que me gustaba «estéticamente» pero fue todo un acierto. Amaré esa marca de carritos por siete jamás y, si algún día tuviera que volver a comprar otro, sería la misma. Por desgracia ese modelo ya no lo hacen, pero seguro que habrá otro primo-hermano.
    Después de 7 años dandole uso tuve que comprar una sillita ligera, de las que habláis, de una marca súper conocida que empezó a dar problemas al segundo día. Y cuando digo dar problemas, me refiero a que se le salían las ruedas!!! Un desastre el cambio…

    • Me alegro de que te haya gustado. La verdad es que en el tema de los carritos no es nada fácil acertar, así que si te sirvió 7 años es que triunfaste con tu elección. Y sobre los carros que dan problemas, la verdad es que lo mejor es cerciorarse de que el servicio postventa es el adecuado.
      Gracias por comentar en nuestro blog 😉

  4. Esta x mamá dice:

    Me encanta el post y me viene de perlas. Con el primer carro no me equivoqué. Pero ahora ni me sirve xq espero gemelos. Así q espero tu post d carros gemelares. Como persona q se dedica a eso, me podrías dar 4 consejos indispensables.

  5. Esta x mamá dice:

    Gracias

  6. […] de paseo ligera sea un “must”. Ni mucho menos. Quien me lee con frecuencia sabe que no creo en consejos válidos para todo el mundo, sino en que cada familia compre aquellos artículos que mejor se adaptan a su estilo de vida, a la […]

  7. Arantxa dice:

    Qué alegría encontrar tu web y qué risas leyendo esta entrada. Actualmente estoy embarazada de 25 semanas y desde hace como 2 semanas estamos en la búsqueda y captura del carrito perfecto. Para nosotros desde el minuto 1 la condición primera es que nos entrase en el maletero, pues tenemos un coche tirando a pequeño y no vamos a comprar un coche para que entre el carrito (de momento)… También pensamos en los ascensores, tanto el nuestro como el de los abuelos. El bombardeo de información es tremendo, jamás hubiese imaginado que existían tantas marcas de carritos. He alucinado con este inmenso mundo, y claro… Te vuelves loca. Me alegra mucho saber que he tenido en cuenta prácticamente todos los puntos de tu decálogo a la hora de escoger, incluido el de ignorar totalmente los consejos de familiares y amigas que te recomiendan encarecidamente el que ellas usaron o usan sus hijas porque «son los mejores». El caso es que ya está decidido y encargado, y espero haber acertado, pero te doy mi palabra de que si no es así se lo haré saber a quien me pregunte.

    Un saludo.

    • Hola Arantxa!!

      Pedimos disculpas por la tardanza en dar respuesta a tu comentario. Nos alegra muchisimo que te haya gustado nuestro post y que nuestros consejos formen parte de las decisiones a la hora de elegir un carro.

      Estamos seguras que la decisión que hayas tomado es la correcta y que no habrá mejor carro para tu pequeñ@ que el encargado.

      Te deseamos un feliz embarazo.

      Saludos y feliz tarde.

      El Equipo de Esta por mamá.

¿Nos dejas un comentario?

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube