facebook twitter

El blog de esta por mamá

El mejor carro gemelar Vol.II

Jun 2, 2016 · 2 Commentarios Esta por mamá

Ay, el carrito gemelar, ese tema que da para tanto…

Hace más de medio año escribí un post sobre el mejor carro gemelar. Si ese que no existe. Ahí daba algunos consejos e ideas para elegir carro gemelar, y como se me fué de las manos (el tema da mucho de si), prometí una segunda parte.

Ha tardado, pero aquí la tenéis, es como Kill Bill Vol.II, pero con menos sangre.

cochecito_gemelar

Veamos, te has leído el post anterior y ese en el que hablaba sobre como (no) equivocarte al elegir el carrito para el bebé, y ya sabes que debes medir como si no hubiera un mañana, que tus opciones son mucho más limitadas que las del resto de mortales que compran un carrito para un solo bebé y que probablemente tu carrito se estropeará más que uno “normal”.

A modo de introducción no está mal, pero claro, tú tienes la duda, la Gran Duda, ese dilema existencial que es…. “¿en paralelo o en línea?”.

He puesto esas dos opciones por aquello del rollo hamletiano, pero en realidad son tres: en paralelo, en línea o en tándem (tipo litera, uno encima del otro).

padre decidiendo qué tipo de carro gemelar quiere comprar

Si bien es cierto que en el mercado español, la cosa se reduce casi siempre a las dos primeras opciones, en paralelo o en línea, porque, en general, no nos gusta  los carritos en tándem.

En realidad a mi si que me gustan, me parecen muy prácticos y cómodos y los modelos que hay en el mercado suelen ser de esos que yo llamo “carros de guiris” (en sentido súperpositivo ojo): trotones, deportivos y extremadamente funcionales.

Los carritos en tandem tipo litera tienen grandes ventajas:

Son estrechos. Y eso en el mundo de “ahora todo es doble”, suena como música celestial. Pasas por los mismos sitios que un carrito individual.

Son fácilmente modificables para llevar un solo bebé. Para adaptar uno de los otros tienes que estudiarte las instrucciones varios días antes, y suele ser tan engorroso que al final pasas de hacerlo.

Jessica Alba, tan mona ella, con un carrito tipo tandem

Total, para un día que vas a salir con uno solo…Vas con el hueco y listos.

En los carros en tandem es muy sencillo, porque la mayoría están diseñados como carros evolutivos, es decir, para hermanos de distintas edades, por lo que funcionan genial como carro para un solo bebé.

Además, algunas marcas incoporan ventajas muy chulas, como el hecho de que la silleta se convierta en capazo con un solo clic. Ya sabéis uno de los mantras de las madres de mellizos: cuantos menos trastos mejor.

Peeeero, como el carrito gemelar perfecto no existe, tienen algunos inconvenientes:

Como os digo, se diseñaron originariamente como carrito evolutivo, por lo que el asiento de arriba y el de abajo no son iguales. Uno de ellos (el de abajo) es más pequeñito que el otro.

Joolz Geo en su configuración Twin

Eso no quiere decir que el bebé vaya incómodo, ni mucho menos, los ingenieros están que se salen con el tema de los carritos para dos, y dan soluciones fantásticas y cómodas.  Pero no son iguales, y lo más probable es que tú, como buena madre o padre de mellis o gemelos, te obsesiones con darles todo igual.

Si eso es lo único que te frena, piensa que realmente no es tan importante, basta con ir turnando a los peques en la planta de abajo 😉

Muchas personas piensan que el bebé que va debajo no ve nada. Disiento. Es como aquellas personas que dicen que un bebé en un portabebé mirando hacia ti no ve nada. A ver, que los bebés son artículados, su cabecita gira en un sentido y otro, y sus ojos también, y no van mirando siempre hacia delante, estilo “burro”….

No ven tanto como en un carro “normal”, cierto, pero tampoco van inmersos en una noche oscura de tinieblas.

Pasemos ahora a los carros en línea.

Sorry pero se me va a ver el plumero (no de tendera, sino de madre eh?).

Esta fué la opción que yo elegí, y todavía se me ponen los pelos como escarpias cuando recuerdo aquellos cinco meses…

carrito gemelar en linea

Sin embargo, durante estos casi cinco años de Esta por mamá, he conocido en la tienda a algunas personas que han optado por este modelo y les ha ido fenomenal, así que sencillamente me remito a los consejos del primer post, elige algo adecuado a ti (tu estilo de vida, dimensiones de la casa etc.).

Como ventaja principal de estos modelos, destacaría lo estrechos que son; pasan por cualquier puerta, línea de caja de supermercado etc.

Dan muchas opciones a los asientos de los peques: fiesta total. Pueden mirar hacia los padres, hacia delante, mirarse entre ellos…

Dependiendo del modelo y marca, también pueden dar la opción de quitar una de las plazas y utilizarlo como carro individual para un solo bebé.

Algunos de ellos no van exactamente “en línea”, van como “montados”. Es decir, un asiento (o capazo) un poco más alto que el otro, lo que los hace algo más cortos.

Y ahora vienen los inconvenientes:

Largos, son muuyyyy largos.

Y eso hace que sean mucho más difíciles de maniobrar (girar es complicado), no entren en muchísimos ascensores (problemas con la profunidad, no con el ancho de la puerta), y tengas que encomendarte a todos los santos cada vez que vas a cruzar una calle.

De subir en un autobús público ya ni hablamos. Utilizar el carrito gemelar en el transporte público sigue siendo un gran problema (en algunas ciudades incluso está prohibido subir al autobús con él).

Y pesan. Pesan un montón, por lo que tendrás que cambiarlo más pronto que tarde por una silla ligera, quieras o no.

Si estáis en fase de “observación” simplemente mirad cuántos mellis o gemelos mayorcitos (de más de un año por ejemplo), véis en este tipo de carrito gemelar.

Y llegamos a la última opción. Si, lo reconozco, es mi modelo favorito, por eso lo he dejado para el final.

El carrito gemelar en paralelo, ese en el que un peque va junto al otro.

Desde mi punto de vista tienen grandes ventajas:

Controlas a los dos peques a la vez y están igual de “accesibles”.

carrito gemelar en paralelo

No tienes que agacharte para atender a ninguno de ellos.

Son cortos, o mejor dicho, igual de largos que un modelo individual, por lo que los problemas de profundidad de los ascensores desaparecen.

Son bastante más fáciles de maniobrar que los modelos en líena, y suelen ser bastante más ligeros, además de estables.

Los dos peques van colocados igual. Es un carrito gemelar “democrático”

Pero claro, también tienen sus defectos:

Son mucho más anchos que un carrito normal, por lo que puedes tener dificultades para entrar por algunas puertas.

Esto no es un problema grave, ya que hay alguna marca que comercializa este tipo de carro en una medida prácticamente igual a la de un carrito individual y que pasa por todas las puertas estándar. Quizás habría que hacer otro post con marchas ¿no?.

mountain-buggy-duet-all-terrain-compact-double-stroller-fits-through-any-door-way

Y para mi ahí terminan sus defectos.

¿Y vosotros?, ¿habéis tenido alguno de estos modelos?, ¿os ha funcionado?, ¿qué os ha gustado y qué no?. Please, como en otras ocasiones, no mencionamos marcas en este post.

En fin, de nuevo me han faltado cosas que tratar: la elección entre silleta y/o carrito, la importancia delos manillares y las ruedas, acoplar grupos cero si o no, complementos…

Nada, está visto que esto va a ser una trilogía…

Pues eso, permanezcan atentos/as a sus pantallas 🙂

 

2 Comentarios

  1. Elena dice:

    En mi opinión hay que buscar lo más cómodo con la incomodidad (y la alegría) que son dos bebés a la vez:
    comprar un carro todoterreno.

¿Nos dejas un comentario?

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On Youtube